PILAR NUTRICIÓN

Para conseguir el equilibro del pH corporal y por tanto, favorecer un estado saludable, es necesario llevar al día a día la aplicación de  cada uno de los 4 Pilares de la Alcalinidad. Estos son: el Pilar Hidratación, el Pilar Nutrición, el Pilar Desintoxicación y, por último, el Pilar Remineralización. Cada uno sostiene un pilar fundamental de la salud humana y, llevar su aplicación como parte de nuestro estilo de vida, nos permite experimentar sus beneficios en nuestro día a día.

Es importante señalar que ante cualquier patología, es necesario consultar con un profesional de la salud cualificado, y esta información no sustituye el asesoramiento del mismo.

En relación al Pilar Nutrición, dado que el cuerpo es alcalino por diseño y sus funciones (metabolismo) son acidificantes, recomendamos un consumo de un 80% de alimentos alcalinizantes y del 20% restante ligeramente acidificantes pero saludables. La clasificación de los alimentos alcalinizantes y acidificantes para poder componer tu dieta de un 80% y un 20%, la encontrarás en este enlace.

Es importante mencionar, que es necesario que nuestra dieta incluya gran variedad de hortalizas y verduras, pero sobre todo, de hoja verde crudas. La clave del valor nutricional de los alimentos verdes reside en que son ricos en clorofila. La molécula de la hemoglobina y de la clorofila son casi idénticas en su estructura y esta condición es la que convierte a los alimentos verdes en grandes precursores de la generación de sangre. Una sangre sana ayuda a mantener un estado saludable.

Descubre más en la Guía de Introducción a la Alimentación Alcalina que encontrarás aquí.

Complementa tu nutrición alcalina y tus batidos con superalimentos como los Alkaline 16 Greens, Liquid ChloropHeal, así como zumos verdes alcalinos de prensado en frío hechos con el extractor de zumos GreenZyme.

Los beneficios de estos zumos pueden resumirse en:

  • Aportan todos los micronutrientes que necesita el organismo.
  • Regeneran a nivel atómico y molecular.
  • Desintoxican.
  • No requieren de digestión, el estómago no tiene que hacer ningún esfuerzo.
  • Ayudan a perder peso y a mantenerlo.
  • Aportan vitamina C, Vitamina A, hierro, potasio, magnesio, calcio y sodio, riboflavina, vitamina E, vitamina B6, vitamina K.
  • Neutralizan el exceso de acidez corporal y digestivo.